Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Abril, mes de la herencia Africana| 222 años, llegada de los Garífunas a Honduras

Abril, mes de la herencia Africana| 222 años, llegada de los Garífunas a Honduras

Los primeros Garífunas llegaron el 12 de abril de 1797 a Punta Gorda, Isla de Roatán, considerando, el mes de la herencia africana.

Para ser más exactos, el Pueblo Garífuna se originó en la Isla de San Vicente o Yurumain en el año de 1635. Isla ubicada en Las Antillas Menores, frente a las Costas de lo que hoy es la República de Venezuela.

La Isla de San Vicente, estaba habitada por la tribu Arahuaca o Arawaka y en un principio por su topografía y su falta de metales preciosos no despertó ningún interés en los conquistadores, pero por sus extensas áreas de pesca la isla si llamó la atención de los Caribes que provenían del Delta del Orinoco.

Cuando Los indígenas Caribes llegaron a Las Antillas Menores, exterminaron a todos los hombres de la tribu Arahuaca, y utilizaron a las mujeres a su conveniencia y necesidades.

Tras su expulsión de Balliceaux y luego de navegar por dos meses Los Garifunas llegaron a Punta Gorda, Roatán el 12 de Abril de 1797.

Aunque llevaban consigo alimento, herramientas y los materiales necesarios para comenzar una nueva vida, Los Garifunas no pudieron adaptarse al territorio y solicitaron a los Españoles ser trasladados a la costa.

Los Españoles aceptaron la petición de Los Garifunas en vista que ellos necesitaban su fuerza laboral y porque deseaban tener el control total de Las Islas de La Bahía.

Los Españoles partieron llevando consigo a los Garífunas, quienes arribaron a Trujillo, Colón el 17 de Mayo de 1797. En tierra firme, los Garífunas se dedicaron a la pesca y otras actividades para sobrevivir. En la década de 1900, gran cantidad del pueblo Garífuna se estableció en las cercanías de las compañías bananeras y se integraron a los trabajos agrícolas.

En 1940, las Compañías bananeras cerraron sus operaciones debido al daño que las plagas causaron a sus plantaciones. El desempleo obligó a los Garífunas a buscar otros medios de sustento y muchos emigraron en embarcaciones hacia otros países de Centro y Norte América.

El pueblo Graífuna sin duda alguna que ha enriquecido las costumbres y tradiciones de Honduras, a pesar de lo poco que han hecho los gobiernos para ofrecerles mejoras en sus comunidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *