Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Día de la madre hondureña

Día de la madre hondureña

Día de la Madre hondureña

La mayoría de los países de América, incluyendo Honduras, celebran el Día de las Madres el segundo domingo de mayo de cada año, sin embargo el origen de esta celebración surge luego de una protesta pacífica por parte de las madres víctimas de una guerra.

En 1870, la escritora estadounidense y defensora de los derechos de las mujeres, Julia Ward Howe, organizó una gran manifestación pacífica y una celebración religiosa, convocando a todas las madres del mundo a rebelarse contra la guerra, en una desgarradora proclama pacifista que aún mantiene vigencia.

En 1914, el Congreso de Estados Unidos aprobó una resolución conjunta, y el presidente Woodrow Wilson firmó, para establecer que el segundo domingo de mayo de cada año, se celebraría el día de la madre, haciendo hincapié en el papel de la mujer en la familia. Ana Jarvisse opuso a lo que acabó siendo la comercialización del día de la madre.

Actualmente En EEUU se proclama en marzo el mes de la historia de la mujer. Pero, también, se sigue proclamando el día de la madre, en cumplimiento de la resolución conjunta 08 de mayo 1914 (38 Stat. 770).

El 8 de mayo de 2009, la Casa Blanca hizo público el discurso del presidente de los Estados Unidos, proclamando el día 10 de mayo como día de la madre. Aunque Barack Obama aludió a Julia Ward, de su discurso se deduce que sigue sin conseguirse lo que Anna Jarvis recogió como testigo de la proclama que hiciera Ward.2

Proclamadora del dia de la madre en Estados Unidos

En el discurso del Presidente G.Bush de 2005,3​ no se hizo alusión a Julia Ward. Tampoco hizo referencia alguna a Ward, el Presidente Clinton en 1994

Discurso

Julia Ward, había escrito en su diario cuando enviudó, que iniciaba su nueva vida. Años antes, en 1870, había escrito el poema titulado Proclama del día de las madres:

¡Levántense, mujeres de hoy! ¡Levántense todas las que tienen corazones, sin importar que su bautismo haya sido de agua o lágrimas! Digan con firmeza: ‘No permitiremos que los asuntos sean decididos por agencias irrelevantes. Nuestros maridos no regresarán a nosotras en busca de caricias y aplausos, apestando a matanzas. No se llevarán a nuestros hijos para que desaprendan todo lo que hemos podido enseñarles acerca de la caridad, la compasión y la paciencia’. Nosotras, mujeres de un país, tendremos demasiada compasión hacia aquellas de otro país, como para permitir que nuestros hijos sean entrenados para herir a los suyos. Desde el seno de una tierra devastada, una voz se alza con la nuestra y dice ‘¡Desarma! ¡Desarma!’ La espada del asesinato no es la balanza de la justicia. La sangre no limpia el deshonor, ni la violencia es señal de posesión. En nombre de la maternidad y la humanidad, les pido solemnemente que sea designado un congreso general de mujeres, sin importar nacionalidad, y que se lleve a cabo en algún lugar que resulte conveniente, a la brevedad posible, para promover la alianza de diferentes nacionalidades, el arreglo amistoso de cuestiones internacionales.

Letra: Augusto C. Coello
Música: Rafael Coello Ramos

Coro

En el nombre de madre se encierra
La más alta expresión del amor
Porque no puede haber en la tierra
Una imagen más clara de Dios.

Solo

Cuando abrimos los ojos inquietos
Al primer resplandor de la vida
Es su pálida faz conmovida
Nuestra dulce y primera visión
Y al entrar al ignoto camino
A su sombra benéfica y santa
Cada espina que hirió nuestra planta
La convierten sus manos en flor.

Madre que eres consuelo en el llanto
La esperanza y la fe del camino
Árbol bueno que da al peregrino
El descanso, el abrigo y la paz.
Santifica tu amor de tal modo
Que Dios mismo al morir torturado
Sublimó su martirio sagrado
Con tu beso postrero en su faz.

Como un culto hoy Honduras consagra
A tu gloria inmortal este día
Madre que eres el bien, la alegría,
El amparo, la luz y el perdón.
Que tu excelsa virtud traspasando
El misterio de edades remotas
Se dilata en las cálidas notas
Que palpitan en esta canción.

Celebración día de la madre hondureña artes gráficas 504

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *