Origen de La Baleada hondureña, un plato típico y muy exquisito

HISTORIA DE LA BALEADA, Una de las cartas de presentación Catracha

Sabias que hay varias historias detrás de uno de los platillos más deliciosos y emblemáticos de Honduras: ¡la baleada! Este manjar tiene varias versiones sobre su origen, y hoy vamos a explorar tres de las más populares. ¡Acompáñennos en este viaje culinario!

Primera Versión: La Mujer Baleada

Nuestra primera historia nos lleva a San Pedro Sula. Se dice que, en esta ciudad, una mujer vendía tortillas de harina con frijoles y mantequilla. Un día, fue víctima de un tiroteo, pero milagrosamente sobrevivió. Los clientes empezaron a referirse a su puesto como «el de la baleada», en honor a la valentía de la mujer. Con el tiempo, el nombre se quedó, y así nació la baleada.

Segunda Versión: Doña Tere y La Ceiba

La segunda versión nos transporta a La Ceiba, en 1964. Aquí, una joven llamada Teresa, conocida cariñosamente como Doña Tere, comenzó a vender tortillas con frijoles y queso cerca de la línea del ferrocarril de la Standard Fruit Company. Un cliente comparó los frijoles con balas, el queso con pólvora y la tortilla con un cartucho. Desde entonces, el nombre «baleada» se popularizó, y Doña Tere y sus baleadas se convirtieron en una tradición local.

Tercera Versión: Influencia Asiática

Finalmente, la tercera versión sugiere una influencia internacional. Durante la llegada de las compañías bananeras, muchos cocineros asiáticos, principalmente de Pakistán e India, trajeron recetas de chapati y naan. Estas recetas se mezclaron con las tradiciones locales, resultando en la creación de la tortilla de harina hondureña. Con el tiempo, este platillo se adaptó y se convirtió en lo que hoy conocemos como la baleada. Aunque no sabemos con certeza cuál de estas historias es la verdadera, lo que sí es seguro es que la baleada es un símbolo de la riqueza y diversidad de la gastronomía hondureña. Celebremos este delicioso platillo, especialmente cada tercer sábado de junio, durante el Día Nacional de la Baleada.

Contenido 100% catracho